“Las personas cometemos dos errores básicos: nos apresuramos a terminar por una simple discusión y cuando ya estamos separados creemos que no encontraremos otra persona que nos llene como la anterior. Ahí es cuando sin darnos cuenta estamos generando una relación codependiente”.

¿Porque lo hacemos?

Cuando se termina una relación, usualmente decidimos seguir con nuestras vidas, cada quien por su parte, conocer personas nuevas y vivir experiencias diferentes, todo esto en un mundo ideal; sin embargo, hay muchas que después de un tiempo, decidimos regresar pero al ver que todo marcha mal nuevamente volvemos a terminar, posteriormente nos damos otra oportunidad y así vivimos durante mucho tiempo.

Según los especialistas, en la mayoría de los casos, este comportamiento se presenta en personas que no soportan estar con su pareja pero que cuando están lejos, tampoco pueden vivir tranquilos, lo que es una clara señal de codependencia, pero eso es algo que no notamos.

Considero que esto ocurre más por un capricho, por un ciclo que no se cerró, ya que cuando una relación no se termina adecuadamente, lo que genera es una sensación de que aun hay algo pendiente por hacer.

¿Que hay detrás de las decisiones?

Las relaciones de pareja no suelen ser sencillas; probablemente todas tenemos amores que nos han hecho sufrir. Pero estoy convencida de que hay personas a las que les encanta sufrir por amor (me incluyo). No están tranquilos en una relación estable, necesitan terminar y volver constantemente con sus parejas, tal como veríamos en cualquier telenovela.

Estoy segura de que más de una ha tenido una amiga cuyas relaciones duran años, pero nunca están juntos más de un mes de corrido. Es esa partner que cuando la ves, ya no sabes si preguntar por su novio o por su ex; sólo esperas a que ella te comente si es que pelearon o volvieron recientemente. Lo triste es que suelen comentar o publicar en redes sociales que las peleas de pareja hacen que el amor sea más fuerte, mirando en menos a quienes no pelean ni terminan, diciendo que no se aman realmente.

Hasta ahí, el problema es de ellos y no te influye. Pero cuando tu amiga empieza a hablar mal de su novio (o ex, dependiendo del día), te complica un poco más la existencia. Esto, porque por muy malos comentario que ella haga, sabes que después volverá con él. Entonces, si te dice que es un pendejo, que es mentiroso y parece que era infiel, ya no sabrás cómo mirarlo cuando esté con tu amiga otra vez. Es más, lo más probable es que te caiga mal y lo único que querrás será que terminen definitivamente.

Con el tiempo, he tenido que aprender a ser espectadora frente a algunas amigas que disfrutan del ir y venir en las relaciones e incluso lo he vivido personalmente. Pero ahora estoy convencida de que cada situación sucede por una razón y que aveces es mejor decir adiós aunque duela demasiado. Si no has leído “El adiós que jamás creí decir”, te lo recomiendo y ahí entenderás porque te digo esto.

¿Como evitarlo?

  • Identifica las señales de alarma: La primera etapa es la romántica, pero obviamente no dura mucho, durante la siguiente empiezan a aparecer las diferencias individuales… y ahí empiezan los problemas: hay mucha crítica entre ellos, se ponen a la defensiva, empiezan a lastimarse y luego se alejan. Y así sigue el ciclo hasta que se recuperan del golpe. La clave está en ROMPER ese ciclo. Te recomiendo “Te amo pero estoy mejor sin ti”, ahí entenderás más de lo que hablo.
  • Toma responsabilidad: Las personas necesitan ver sus propias contribuciones a los problemas de la relación. Si sigues culpando a tu pareja de todo, nada cambiará y nunca entenderán el verdadero problema. Si quieres que la cosa funcione, es hora de concentrarte en hacer algo, y no en decirlo solamente. Si no puedes discutir seriamente con tu pareja sin entrar en una discusión feroz, tal vez necesiten una solución más drástica.
  • No utilices las redes sociales: Apoyarte en tus amigos y familiares después de un rompimiento es natural, pero no lo divulgues.Aun si tu ex es un demonio, si cambias de opinión sobre tu relación más adelante, la posición de tus amigos estará comprometida y eso solo te dará mala imagen.
  • Admite el fracaso cuando sea necesario: ¿Qué tantos rompimientos puedes soportar? Esto es completamente subjetivo, pero entre más repitas el ciclo, más riesgosa se vuelve la relación. Entre más se lastimen, más difícil será regresar a lo mismo. Esas 2 personas pueden ser maravillosas: inteligentes, lindas, amables… pero tal vez no deban estar juntos. Y en lugar de separarse, siguen y siguen intentándolo. ¿Cuándo es suficiente? Ve a “El adiós que jamás creí decir” y nuevamente entenderás más de lo que hablo.

El estrés y la depresión que algunas personas sufren cada vez que terminan con su pareja y terminan volviendo con ella, puede manejarse cuidando algunos elementos de la vida personal. Además de mejorar su calidad de vida, le permitirá a estas parejas tomar decisiones más acertadas.

Romper y terminar no necesariamente quiere decir que la relación está destinada al fracaso, pero hay pasos que ambos pueden tomar para evitar que el ciclo siga repitiéndose.

Algo que me sirvió mucho fue comprender el termino “codependencia” y para eso te puedo recomendar el libro de Melody Beattie, te lo dejo justo aquí abajo.

Nos leemos mañana…

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

También te puede interesar...

6 Replies to “Terminar y Volver: ¿Amor o Costumbre?”

  1. Hola. Me ha encantado tu post. Coincido con lo que nos planteas, las relaciones que no se pueden cerrar siempre traen cola y generan algo que no está bueno. Aunque a veces hay una parte de la ex pareja que no quiere soltar y provoca problemas. Pero bueno es siempre bueno dejar en claro las cosas desde el principio, por experiencia propia lo que no se aclara, oscurece luego.
    SALUDOS!

  2. Hola, te leia y recordaba el caso de una persona querida que vive en una relacion asi, termina y vuelve y dice que ya nunca mas, pero luego dice que lo extraña y regresa a el, uno mira de fuera y cree que es algo ilogico, pero la codependencia existe y muchas personas sin darse cuenta llevan sus relaciones asi, estoy segura que tu post llegara a mas personas, para que les sirva como orientacion y se den cuenta de que viven en un circulo vicioso.
    Cuidate y nos leemos luego.

  3. Hola!!
    Qué razón llevan en lo de la codependencia. Muchas veces he visto este tipo de relaciones. Por suerte en mis relaciones han acabado por una parte importante otra sin vuelta atrás y fue lo mejor. Sí que es verdad que es un ni contigo ni sin tí. Me gustan tus consejos para prevenir y mira qué razón con lo de las redes sociales porque muchos anda que no se sacan los trapos sucios por las redes.
    Besos.

  4. Hola guapa, yo recuerdo que hace años leí Amar o depender de W. Riso y me hizo abrir los ojos respecto a una relación complicada que mantuve y a la que estaba ciertamente enganchada. Con mi marido me di un tiempo y sin embargo fue genial para la relación porque volvimos con más ganas que nunca pero antes me aseguré que era porque lo quería y no porque necesitaba estar con él, 4 meses fueron y para mí una de las mejores decisiones que he tomado nunca. Muakss

  5. Más o menos es un ni contigo ni sin ti…Vaya aficiones tienes, sufrir por amor no entra en nuestros planes y solo el tiempo dirá si nos toca o pasa de largo (seguro será lo primero). No hace bien a ninguna de las 2 partes y no se avanza. Y el publicarlo todo en las redes es echar más leña al fuego, saludos!

  6. Hola, vaya tema has seleccionado, creo que tiene mucho de donde poder debatir ante las segundas oportunidades, como en todo creo que dependerá de las circunstancias, tanto para amistad, trabajo o una relación de de pareja, pues muchas de las veces pudiera ser que era necesaria la ruptura y en otras puede que al darse el tiempo, cambiar de perspectiva lo vuelva mas interesante. Yo he sabido de relaciones de pareja que se dieron esa segunda oportunidad y han durado ya mas de 20 años juntos y siguen muy bien, y otras en caso contrario que fue un error garrafal haber retomado lo que ya había terminado y que tal como mencionas era mas la parte de codependencia y costumbre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *