Debo confesarles que este es un tema que personalmente me da mucha tristeza ya que todos los seres humanos debemos disfrutar de nuestro entorno y más aun siendo niños. Estoy conmovida ya que no es posible que un producto que este hecho para iluminar el rostro este lleno de un proceso de elaboración tan oscuro.

La mica está presente en multitud de cosméticos. Una gran cantidad de este mineral procede de regiones pobres de la India, donde gran parte de la población basa su subsistencia exclusivamente en su extracción en condiciones de semiesclavitud, que incluyen la explotación infantil. Mientras algunos arriesgan a diario su vida trabajando en minas precarias —de las cuales un 90 % son ilegales—, ciertas familias se hacen inmensamente ricas gracias a la exportación de este material.

Los británicos descubrieron el tesoro del estado de Yarkand tras convertir a la India en una de sus colonias y construir una carretera desde Calcuta hasta Deli. El 60 % de los depósitos mundiales de mica se encuentra a ambos lados de esa vía.

Este mineral es ampliamente utilizado en la industria cosmética: se puede aplicar en pieles sensibles, no obstruye los poros y es totalmente natural. Para cientos de miles de personas es su única fuente de ingresos. Sin él, los habitantes de esa región se morirían de hambre.

Explotación infantil y muerte

A pesar de que la legislación india indica que está prohibido perforar en busca de mica, cualquiera de los habitantes de Yarkand sabe que la gente aún extrae ese mineral de manera ilegal. El problema es que los responsables del proceso recurren a mano de obra esclava que, a menudo, incluye explotación infantil por menos de tres dólares diarios.

En las minas todos los meses se registran, al menos, uno o dos accidentes mortales. El mineral se extrae usando el método más peligroso: se escarba en el techo del lugar, donde la roca parece que va a derrumbarse en cualquier momento.

Además, existe otro peligro mortal: la inhalación de polvo de mica puede provocar cáncer de pulmón. El número de personas afectadas por enfermedades oncológicas en la zona aumenta al alarmante ritmo de un 10 % anual.

La fina línea de la legalidad

En Yarkand, el 90 % de las minas son ilegales, pero las plantas de procesamiento de mica sí son oficiales. El giro más ingenioso es que no existe ningún control sobre quién entrega la mica o para certificar si procede de una mina legal o ilegal.

En 2014, las mayores empresas de cosméticos del mundo anunciaron que habían dejado de comprar mica obtenida de manera ilegal o que fuera fruto de la mano de obra infantil.

Estee Lauder es una de las firmas que se comprometio a no comprar este mineral proveniente de mano de obra esclava, cosa que habla muy bien de la compañia.

Al final, las personas de estos lugares necesitan un sustento y lamentablemente la extracción de este mineral es su única fuente de ingreso.

Cuéntame en los comentarios si sabias de este tema y dame tu opinión del mismo. Nos leemos pronto.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

También te puede interesar...

2 Replies to “Un iluminador lleno de oscuridad”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *